Soulmates

Sola. Esa fue la unica palabra que logró penetrar mi caparazón.



miércoles, 5 de enero de 2011

11.2 Peleas

—El Consejo la asesinó.

Tragué saliva y me estremecí violentamente. De todo lo que esperaba oír, eso no estaba en la lista. Definitivamente no estaba ahí. Sentí como el sudor corría por mi frente, y no era por que tuviera calor. Un cosquilleo un poco doloroso me recorrió de las puntas de mis dedos hasta trasladarse por todo mi cuerpo.
Y recordé una pregunta que tenía mucho tiempo queriendo hacer.

— ¿Consejo? ¿Qué es eso?

Lucas no se veía cómodo. Algo me hizo pensar que tal vez había hecho la peor pregunta de todas.

— Anda, cuéntame. — Pedí. Me miró suplicando que no le hiciera hablar de eso, pero la curiosidad me estaba matando y además, era algo que nunca nadie me había respondido.

— Bien. — Suspiró. — ¿Por dónde empiezo? Todos necesitamos algo que nos gobierne, dicte reglas y sanciones, ¿cierto?— Asentí, sin encontrarle ni pies ni cabeza al asunto. Algo en mi cabeza comenzó a trabajar y me decía que algo debía recordar sobre el asunto, pero estaba lejos de recordar que. — Bien, pues el consejo es el encargado de hacer todo eso para…. Umm… los nuestros.

La última palabra envió algo a través de mí que me hizo estremecer nuevamente sin razón aparente; como si mi subconsciente supiera algo que no me quería revelar. Esperé pacientemente a que dijera algo más, pero el silencio se instaló incómodamente entre nosotros.

Los Nuestros. — repetí quedamente, más para mí misma que para él. — ¿Y qué tenemos? ¿Reyes? ¿Presidentes? ¿Monarquía, democracia, dictadura?

— Una familia de cada especie, ya sean vampiros, inmortales, lobos, por mencionar a algunos, representa a su raza. Si alguien infringe las reglas, todos los miembros del Consejo se reúnen y dictan medidas para dar sanción al acusado.

Y ahí fue cuando lo recordé. Una vaga memoria de meses atrás cuando mis queridos padres se dignaron a hablarme abiertamente sobre todo esto.

“— Whoa. Whoa. Whoa. ¿Los nuestros? ¿Así que hay más? — pregunté. Mi humor no ayudaba mucho a la conversación. No todos los días te despiertas, un vampiro te ataca y te enteras que eres un fenómeno.

— Si, hay más de nosotros. — dijo mi madre apenada.

— ¿Y qué? ¿Existe alguien que los gobierne como en las películas o todos hacen lo que quieren y andan como locos? — pregunté retándolos a todos.

Todos miraron a mis padres y estos se ruborizaron un poco.”


Nunca había comprendido esa parte de la conversación del todo hasta ese momento. Otra memoria irrumpió en mi cabeza repentinamente. Una noche en mi habitación –también meses atrás- que oí a alguien llamarme “Su Majestad” justo antes de desmayarme. Ahora todo volvía a cobrar sentido con esa breve explicación.

Moví mis manos nerviosamente en mi regazo e intenté jugar con un hilo suelto que se encontraba en mi cama, cuando un horrible dolor de cabeza se apoderó de mí. Un dolor punzante se instaló en la parte trasera de mi cráneo y por un segundo, perdí el aliento. Quise llamar a Lucas y pedirle ayuda, pero mi voz se quedó atrapada en algún lugar de mi garganta, y él pareció no notar nada extraño en mí.

El aire salió de mis pulmones y después de varios segundos que parecieron horas, regresó. El dolor desapareció igual de rápido como se produjo, dejándome con los ojos llorosos y un extraño zumbido en los oídos.

Dest, sé que esto no es fácil para ti. Sinceramente tampoco lo es para mí, pero no hay necesidad llorar. — Dijo, tomando las lágrimas en mis ojos como lágrimas de confusión y tristeza.

No lo contradije. No quería preocuparlo. No quería tenerlo sobre mí, ni que me ordenara ir al médico por esos dolores que cada vez eran más fuertes. Necesitaba mantenerme bien, sobre todo ahora que la tal Emily estaba cerca y provocaba reacciones extrañas en mi novio.

Necesitaba tantas cosas que me era difícil enlistarlas en mi mente. Debía ordenar mis prioridades para solucionar mis problemas lo antes posible. Y lo primero en la lista, era averiguar más sobre la chica esta que Lucas había mencionado.

— ¿Cuál era su nombre? — lo atrapé con la guardia baja y movió la cabeza de un lado a otro –en esa forma tan ridículamente tierna que me recordaba a un cachorro- sin saber a que me refería. — La chica que mencionaste. La que sobrevivió.

Sobrevivir. Retumbó en mi cabeza muchas veces antes de marearme. Solo ella lo ha hecho. Bueno, solo ella, y tú. Me dije internamente. Y no lo dije en voz alta, pero algo dentro de mí se sentía especial y único en una manera extraña y torcida.

— Según lo que encontré, su nombre era Alexandra Volkova. Rusa. Y su pareja tenía como nombre Andrei Petrov. Tengo entendido que él era ruso al igual que ella. Aunque no hay nada específico. — Suspiró. La frustración le hacía ver mucho mayor, y me recordaba que efectivamente, sí era mucho mayor que yo.

— Vaya. No creí que-- — Lo pensé mejor y caí en cuenta de algo. — Dijiste que mis padres forman parte del consejo, ¿cierto?

— Técnicamente esa fuiste tú, y sí, pero--

Le interrumpí.

— ¡Mis padres mataron a esa pobre chica! — Grité con horror, cayendo en cuenta de las atrocidades que mis padres habían cometido.

Los creía capaces de odiar su hija, desatenderme a mí, permitir que su sobrina e hijo se hicieran cargo de mí, ocultarme mi pasado y muchas cosas más, pero nunca me pasó por la mente que fueran capaces de asesinar a alguien, mucho menos a una chica débil e indefensa como debió haber sido Alexandra Volkova cuando volvió a ser humana.

Algo comenzó a quemar mis manos y prácticamente todo mi cuerpo ardió con lo mismo. Entré en un estado de cólera que hasta a mi me sorprendió. No sabía cómo ni porque, pero esos oscuros sentimientos se arremolinaban en mi pecho y me impedían respirar correctamente; me sofocaban.

Esa no era yo. Si, frecuentemente me enojaba, e incluso lloraba del enojo, pero esa definitivamente no era yo. No golpeaba la tumba de mi hermano, ni sentía odio tan grande en mi corazón. Yo no me encolerizaba por cosas tan burdas como el que mi novio jugueteara conmigo o me sentía tan mal al punto de llorar por cosas como tener que despertarme temprano. Algo pasaba conmigo. Y lo que más me aterrorizaba, era el no saber qué.

Dest, ellos no los mataron.

Pero eso no hizo que nada cambiara. Aún me sentía molesta y con unas terribles ganas de golpear algo.

— ¿Ahora te vas a retractar? Gracias por mostrarme lo horribles que son mis padres.

—No lo son.

— ¡Claro que sí! — grité. Odiaba que los defendiera. Necesitaba que por una vez me apoyara con eso. — Y estoy segura de que no dudaran en matarme a mí también si se enteran.

Se mantuvo en silencio un momento y me sonrió dulcemente. Acarició mi mejilla con el dorso de la mano, me rodeó con sus brazos. Colocó su cabeza en la curva de mi cuello y depositó un suave beso en mi piel que me envió ondas de calor por todo el cuerpo.

—Todo lo hacen por nuestro bien. Y te aman. Jamás te matarían. Ni siquiera creo que le hayan hecho algo a Alexandra. Recuerda que no investigué bien.

Se inclinó para besarme y todo a mí alrededor desapareció. Sentía su cálido aliento cada vez más cerca de mí y cada vez lo ansiaba más que nada. Pero no. Me alejé rápidamente y pude ver el dolor y la confusión en sus facciones.

— ¿Por qué te alejas? — murmuró.

— No tienes derecho de besarme hoy.

— ¿Por qué? — volvió a preguntarme realmente confundido. Me escrutó con la mirada, como si esperara que en cualquier momento estallara en risas y lo besara de una vez por todas.

Cada parte de mi ser ansiaba eso. Besarlo. Pero algo en mi mente me recordaba que tenía que disculparse por lo sucedido ese día en la escuela. Y además, no me había explicado que había sucedido con lo que Jake me había contado.

— Por qué no te has disculpado conmigo. Todavía no olvido que hoy me ignoraste ni lo que Jake me contó.

— ¡Y volvemos con lo mismo!- gritó furioso. La sangre le había subido a las mejillas, pero esta vez no era por razones que me gustaran.

— ¡Discúlpate como es debido! — le grité de vuelta.

— No te comprendo. Realmente no lo hago. — se sentó más lejos de mí y me miró a la cara. — Un momento pareces amarme, estar loca por mí y al siguiente me odias y me alejas. ¿Podrías decidirte? Porque esto terminara hartándome.

No tuve tiempo de responder, porque se levantó rápidamente y se dirigió a la ventana, colocándose su chaqueta mientras caminaba. Se detuvo en el umbral del ventanal y me dirigió una última mirada.

— Para ser alguien que exige que le aclaren las cosas, necesitas primero saber qué es lo que quieres tu misma.

Y saltó por la ventana, directo a la oscuridad de la noche.



— Hola, Bel. — saludé cuando la vi a la hora de entrada del Instituto. Ella me recibió con un asentimiento de cabeza y miró el suelo fijamente. — ¿Cómo te encuentras?

Bel había tomado muy mal el que Camilla y Shane se mudaran a Ontario, Canadá. Desde que ambos se marcharon, no había ningún día que no la viera con los ojos rojos e hinchados de tanto llorar. Y era de comprenderse. Ambas había sido mejores amigas y estado juntas prácticamente desde que nacieron, y ambas damphirs se habían tenido que separar por disposición de sus padres, y hasta donde tenía entendido, ninguna les dirigía la palabra. Solo el hecho de que yo, Lucas y su novio Dean habíamos logrado que mantuviera las piezas de su corazón unidas.

Ella se encogió de hombros y me dirigió una triste sonrisa a penas visible debajo de la densa cabellera que le cubría parcialmente el rostro.

— Bien. — dijo finalmente, la voz triste y apagada. — Ayer hablé con ella. Dice que Ontario es genial y que espera que la visitemos pronto. Las dos. Tú y yo juntas. Nada de Dean y Lucas.

Bel, eso sería genial. — intenté hacerla sentir mejor añadiendo algo de animosidad a mi voz, pero no sirvió de mucho. — Hablando de los chicos, ¿y Dean?

Me era extraño que no hubieran llegado juntos, pero ella sonrió nuevamente, solo que esta vez, la sonrisa fue de verdad.

— Se ha quedado dormido. Dios, anoche se marchó de mi casa a las 2 am. No me sorprende que tenga problemas para despertarse. Yo misma me pregunto cómo he hecho eso. — Un bostezó se le escapó y se quitó el cabello de la cara. — ¿Y Lucas?

La pregunta del millón. No lo sabía. Después de ladiscusión de la noche pasada, no había tenido oportunidad de hablar con él. Ni siquiera estaba segura de querer hacerlo. De querer disculparme— A lo lejos lo vi, caminando y riendo animosamente con Emily. Con ella de todas las chicas del instituto.

Me había acostumbrado a que chicas como Audrey –que había muerto a manos de Megan creyendo que la convertiría en vampiro- le coquetearan, pero algo sobre esta chica era diferente. Y me asustaba.

De una forma que no lograba entender ni explicar, sabía que algo no andaba bien con ella. Como si hubiera embrujado a los demás para que nadie lo notara. Todos menos yo. Y el hecho de que cuando estaba cerca de ella, Lucas no me prestaba ni la más mínima atención, hacía las cosas peor. Mucho peor.

Bel moviendo su mano enérgicamente frente a mí me distrajo de ese escenario y me hizo volver a la realidad. Parpadeé un par de veces y tomé aire.

— No te agrada para nada la tal Emily. — tardé unos segundos en procesar lo que dijo y darme cuenta que no era una pregunta. Debo de haber tenido una mirada realmente acusadora como para que me dijera eso. — No sé por qué, a mí me agrada.

— ¿Qué dijiste? — exigí saber.

— Que me agrada. — me retó. — ¿Qué problema tienes con ella? — suspiró y la miró nuevamente. Su boca casi dibuja una perfecta “O” antes de decir— Oh. No. Espera. ¿Estás celosa?

— No. — espeté bruscamente y eso pareció acabar con sus últimos atisbos de paciencia.

No quería que nadie supiera lo celosa que me ponía ver a mi novio con otras chicas. Y lo que menos quería era que vieran era lo mucho que eso me dolía. Quería guardármelo para mí misma y llorarlo sola si se salía de control, sin nadie que me tuviera lastima o me criticara.

— No seas ridícula. — ladró imitando mi tono de voz. — Lucas tiene derecho a tener otras amigas y salir con ellas.

—No sabes nada.

— ¿Ah, no? Hasta donde yo sé, el tiene una vida propia que no te incluye solamente a ti.

Sus palabras me dejaron sin aliento y con ardor en los ojos. No sabía que responderle porque simplemente tenía razón. El tenía derecho de frecuentar a otras personas y tener más amigos sin necesidad de pedirme permiso.

Bel, no confío en ella. — murmuré, tratando de aligerar el ambiente, pero ella ya estaba molesta.

— Eso es tan…- se detuvo antes de decir la última palabra y yo sabía que no me gustaría oírlo, pero aún así, quería hacerlo.

— ¿Tan qué? Anda, dilo, no seas cobarde. — la reté, colocando mis manos en mis caderas y balanceando mi peso en una sola pierna.

— Eso es tan patético. — espetó con el ceño fruncido. La miré sorprendida de haber oído eso; realmente haber hecho.

Dio media vuelta y comenzó a caminar en dirección a la entrada del Instituto.

— ¡Bel! ¡Espera! — llamé, pero ella solo me regresó un movimiento de mano sin siquiera verme.

— ¡Olvídalo! — gritó a lo lejos, regalándome el que al parecer era el día con mas peleas en mi vida.


10 comentarios:

  1. waw m encanto el cap
    q bueno q pudiste publicar
    sigue,sigue,sigue
    me encanta

    ResponderEliminar
  2. Me Encanto! =D. Si no es mucha molestia me gustaria que pasaras por mi blog.

    Publica pronto! =D

    ResponderEliminar
  3. Y LUCAS?
    emily aparecio en donde sea que estaba y lo violo con un batee jejeps:D
    Graciaas por comentarmee bi:B
    que largo el caap, publica mas asi :3
    y mas amor, mas besitos, mas apapachos:$ jajaja bueeeno, ni yo eniendoque paso ahi pero bbueeeh
    beeeeeeeeesos. feliz añoo jjaja

    ResponderEliminar
  4. Siiii! yo no había perdido las esperanzas
    Publicaste!!!
    No se te ocurra abandonar la historia que tengo una adiccion *-*
    Publica pronto

    ResponderEliminar
  5. WAAA!!! Me encantó!
    Que le esta pasando a Dest?
    Y a Lucas!
    Y que hay con Emily?
    Ahh!! Preguntaaaas!(:

    Amé el cap!

    Publica pronto!
    Me encanta leerte<3

    ResponderEliminar
  6. OMG está super genial el capii ! :D
    Uy voy a golpear a Lucas si se sigue acercando a Emily ¬¬
    -.-* enserio lo golpeo !
    Ay no ! no kiero q Bel c ponga en contra d Dest ! :(
    Wooow enserio amo tu blog <3
    Pasate x el mío, lo hago con una d mis BFF
    http://daygahistory.blogspot.com
    Publik Pronto
    KiSsEs DaNy

    ResponderEliminar
  7. Bianca te pasas por mi no-tan-nueva
    Historia xD
    www.mytoxicromance.blogspot.com
    Bss

    ResponderEliminar
  8. biii... que pasooo?? taaas perdidaa, gracia por comentar y por el apoyo.. ^^ cierto nunca coincidimos en el bendito msn pero algun dia lo haremos.. xDD.... sigo mejoor.. mientras maas lejos este de el muchoo mejoor... ^^ cuidatee publica prontoo... por cierto yo te agreque al msn espero te haya llegado la solicitud.. ^^ chauu... XOXO

    ResponderEliminar
  9. entra a
    http://anheloseternos.blogspot.com/
    es un blog dedicado a nuestras más oscuras y secretas fantasías.

    ResponderEliminar
  10. Hola Biancaa ! Soy Dany ^^
    como estas? Hace tiempo q no publiks D':
    Tienes un premio en mi blog con Gaby
    Cuando puedas pasate ;)
    Megaaa Adoooooroooooo tu nove ! <3
    Ya espero el siguiente capii ^^
    Publik Pronto
    KiSsEs DaNy

    ResponderEliminar