Soulmates

Sola. Esa fue la unica palabra que logró penetrar mi caparazón.



martes, 29 de junio de 2010

41.1 Persecucion

¿Por qué siempre me metía en este tipo de problemas?

Bajé lentamente los papeles y los dejé dentro del baúl, con mis manos temblando y mi corazón latiendo fuertemente en mis oídos. Pensé en salir corriendo, pero ellos eran más rápidos y ágiles que yo, así que me atraparían más rápido y con menos esfuerzo del que yo emplearía intentándolo. Pero, ¿qué podía perder? Ya estaba en problemas. Flexioné mis piernas y me preparé para correr, pero cuando di el primer paso, choqué con algo que no podía ver. Caí al suelo aturdida, riendo tontamente de mi misma.

-Wow. ¿Con qué así se siente, no? Ev, juro que no vuelvo a hacerte algo parecido.- reí. Ella frunció el ceño y presionó sus labios reprimiendo una carcajada.- Hey, debes admitir que me veo graciosa, Ev.

-No te hagas la chistosita.- me regañó Damen. Le saqué la lengua y le extendí mi mano a mi prima para que me ayudara a levantarme. Ella la tomó, pero me dio un suave golpe en la cabeza. Yo la fulminé con la mirada y ambas reímos.

-¿Qué tiene de malo que quiera saber más sobre mi familia?- espeté. Me miró ceñudo y se cruzó de brazos.- ¿Acaso hay algo que no quieres que sepa?

Touché. Con eso me había librado de los posibles problemas. Si mantenía mi fachada de niña inocente nada sucedería, o al menos nada demasiado malo. Ellos me inspeccionaron con la mirada, sopesando las posibilidades de que yo pudiera estar mintiendo, pero al final suspiraron y se relajaron un poco.

-¿Qué buscabas? Tal vez te puedo ayudar.- se ofreció Ever. Enarqué una ceja y ella me sonrió y guiñó un ojo.- Por cierto, ¿mañana me acompañas de compras? En 4 días es Navidad y todavía me faltan algunas cosas. ¿Qué opinas, mi amor?

-¿Compras? ¿Con Ever?- Pensé, dejando a Damen oír mis pensamientos. Tragué saliva e hice mueca de terror. -Por favor, Damen, di que no, di que no. Si en algo me aprecias di que no.

Él sonrió maliciosamente y abrazó a Ev por la cintura, depositando un beso en su frente y quitando el cabello de su rostro. La miró con tanta ternura que parecía imposible y ella le correspondió con un beso en la mejilla. En ese preciso momento extrañé tanto a Lucas que dolía.

-Claro, preciosa. ¿A qué horas salen?- dijo Damen. Lo fulminé con la mirada y él pensó: “Esto es por la declaración de tu NOVIO en la fiesta, linda.”




Hacía frío; mucho frío y la calefacción del auto no era de mucha ayuda. Me hice un ovillo en el asiento del copiloto y Ever rió solo de verme. Ella seguía mirando la carretera mientras yo miraba por la ventana el paisaje hasta Raleigh; el bosque nevado, todo tan blanco y perfecto que parecía escenario de cuento de hadas. Me concentré un poco en encontrar algo de vida, algún animal, pero estaba vacío, era demasiado frío.

-¿Y… qué cuentas?- preguntó después de un rato. Giré un poco la cabeza y le hice mueca de flojera ignorándola. – Vamos Dest, alegrate un poco. No sera tan malo.

-Está bien. Soy una clase de princesa de fenómenos inmortales. Los vampiros me cazan, una chica besó a mi novio, mi mejor amigo me traicionó haciéndome venir contigo de compras. ¿Algo más?- bromeé.

-¿Cómo que una chica besó a Lucas?- preguntó sorprendida. Solo me limité a encogerme de hombros y ella supo que no quería hablar sobre el tema.- “Todo estará bien. El te quiere.”- pensó.

-“Lo sé, pero es complicado, Ev. No tiene muy buenos antecedentes que digamos.”- Pensé. No me importaba que leyera mi mente, de hecho eso quería que hiciera, no me sentía de humor para hablar y menos hablar sobre ese pequeño problemita mío.

-Tienes razón. Es todo un anciano. Deberías buscar alguien de tu edad. Unos 3 años, más o menos.

-¡Eres una tonta!- reí. Ella revolvió un poco mi cabello y siguió manejando.

-Llegamos.- masculló señalando un centro comercial. Suspiré resignada y cuando detuvo el auto miré el edificio sintiéndome derrotada.

Nos bajamos del auto y caminamos dentro del gran centro comercial. Yo arrastré los pies, mientras mi prima caminaba hacia su territorio. Me jaló del cabello y me hizo caminar más rápido para entrar cuanto antes.

“Toques. Toques. Toques.” Pensé.

-¡Auch!- se quejó, soltando mi cabello y alejándose de mi. Examinó su mano y me miró ofendida.- ¿Y eso por qué?

-No fue mi intención.- me defendí haciendo pucheros y pestañeando.

-Eres la peor mentirosa que he conocido.- me acusó. Frotó su mano y bufó, obviamente enojada.

-¿Qué? Tú me enseñaste que si me agredían me defendiera. Fue tú culpa.- La recriminé. Me fulminó con la mirada y seguí: - Eso pasa cuando le enseñas a una niña de 5 años que no debe dejar que nadie la lastime.

Recordaba bien ese momento. En el jardín de niños Shelby Jones, la niña más odiosa del kínder me molestaba por todo. Un día, estaba jugando en los columpios, y me jaló del pie haciéndome caer al suelo. Me golpeé la cabeza con una piedra y tuvieron que darme unas cuantas puntadas. Llegué a casa llorando porque no quería volver ahí, pero como mis padres estaban de viaje, Ever me abrazó y me dijo que nunca, fuera quien fuera, debía dejar que nadie me lastimara de ninguna manera. Así que al día siguiente que Shelby intentó golpearme, me lancé contra ella y digamos que no volví a ese kínder.

-Ahora resulta que es mi culpa.- reprochó. Asentí con la cabeza y reí.

-Pero así te quiero. Y gracias a eso me deshice de ese horrible kínder.- le agradecí.

Ever sonrió y me introdujo dentro de una tienda en la que vio unos cuantos vestidos. Ella se perdió entre los estantes y maniquíes mientras yo observaba fastidiada la ropa; vestidos, zapatos, blusas, pantalones, faldas… Demasiado para mi gusto. Me salí de la tienda y caminé hasta una librería que había enfrente. La dependienta me sonrió y me invitó a pasar, yo solo sonreí y me perdí en los pasillos.

Leer era uno de mis pasatiempos favoritos, después de cantar, y a esta edad, me era muy importante hacerlo. Mi vida ya era demasiada ficción, pero aún así los libros me hacían sentir un poco normal. Me trasladé a la sección de jóvenes y observe los títulos de todos y cada uno de los libros con cuidado, captando cada detalle de ellos. Pasé mis dedos por las pastas de algunos y suspiré; de alguna forma deseaba poder saber que secretos escondían detrás de esas coloridas portadas.

Cuando sentí un escalofrío me recorrió de pies a cabeza, me detuve en seco. Sentí que alguien me observaba; sabía que alguien me observaba.
. Miré por el rabillo de mi ojo buscando a quien me había hecho sentir así, pero no encontré a nadie. Solo había un par de gemelas de un cabello tan rojizo que parecía falso; la madre de las pequeñas y un chico de piel morena y cabello oscuro.

Me convencí de que solo eran alucinaciones mías y salí de la tienda, ignorando el nudo en mi garganta. Cuando volví a entrar a la tienda en la que se había quedado Ever, me encontré con que apenas estaba pagando. Me extendió una bolsa y sonrió. A la dependienta le entregó una tarjeta y cobró.

-Ábrelo.- me incitó. Abrí la pequeña bolsa y saqué un vestido negro de encaje. El torso del vestido era ceñido a la cintura, y la falda hasta un poco más arriba de las rodillas, con una tela negra vaporosa al final de la misma. No tenía mangas y era sin tirantes. Miré a mi prima maravillada y ella sonrió orgullosa. Intenté decirle gracias, pero mis labios no respondieron.- De nada. Anda, vayamos a comer que me muero de hambre.

Salimos de la tienda y caminamos al área de comida. Ever pidió spaghetti y yo una pizza. Comimos en silencio un rato, hasta que el mismo escalofrío y la misma sensación de que alguien me observaba me atrapó. Giré un poco mi cabeza y vi al mismo sujeto que en la librería, solo que ahora comía. Sentí que era algo tonto culparlo de mis paranoias, así que lo dejé por un lado; lo que no pude ignorar fue mi inquietud y nerviosismo.

-Ev, ¿no sientes algo extraño? ¿Cómo que alguien nos mira?- levantó su mirada y me sonrojé. Se veía alterada, ligeramente nerviosa, como si algo no estuviera bien.

-¿Cómo si alguien nos siguiera?- preguntó. Asentí y suspiró.- Si, Dest. También lo siento. Deberíamos calmarnos e ir a más tiendas.- sugirió ella, no muy segura. Estaba a punto de protestar sobre lo de las tiendas cuando dijo:- En las tiendas no nos buscarán.

-Vamos.

Nos levantamos rápidamente y prácticamente corrimos, hasta una gran tienda que estaba repleta de personas. Llevábamos muchas bolsas en las manos, pero no éramos las únicas; al parecer, mucha gente había venido a hacer las compras navideñas. Nos mezclamos con todos y cuando sentimos que todo estaba bien, nos detuvimos.

Nos sentamos en una banca y cada una se sumergió en sus propios pensamientos, sin molestar a la otra. Estuvimos un rato en silencio, seguramente pensando en que debíamos hacer, cuando el chico de la librería empezó a caminar hacia nosotras. Ever lo examinó y balbuceó:

-Vampiro. ¡Corramos, Dest!- gritó. Tomamos rápidamente las bolsas y comenzamos a correr por el gran pasillo, con el chico ese pisándonos los talones.

Corrimos por casi todo el centro comercial para llegar a nuestra puerta, pero cuando estábamos a punto de llegar, nos detuvimos en seco.

-Maldita sea. Nos tienen atrapadas. Imbéciles, por eso se van al infierno. - maldijo. Dimos media vuelta y seguimos corriendo a toda velocidad, o a toda la velocidad que un humano puede correr.

La mayoría de la gente nos lanzaba miradas de enojo y de fastidio, pero si en algún momento se hubieran enterado de que vampiros nos seguían, hubieran hecho lo mismo. En todas las puertas del centro comercial había un vampiro o una vampiresa esperándonos. Miré para atrás y casi nos alcanzaba el de la librería.

-Entremos ahí.- ordenó Ever histérica, con la respiración trabajosa y el rostro empapado de sudor igual que el mío, señalando una puerta cerca de una de las tiendas.

Entramos y comenzamos a correr escaleras abajo. Estábamos exhaustas, las bolsas eran un gran peso y llevarlas era un lujo que no podíamos darnos en ese momento.

-Ev, debemos dejar las bolsas. Son muy pesadas.- sugerí mientras corríamos. Pude ver cómo le dolía hacer eso y el debate interno que estaba peleando, pero terminó dejando caer las cosas al suelo.

A unos cuantos niveles más, había una puerta de emergencia; si lográbamos alcanzarla estaríamos libres. La desesperación y el miedo me estaban comiendo viva, cada paso que daba sentía como si me alejara más de la puerta, y al parecer Ever pensaba lo mismo.

Estábamos a punto de alcanzar la puerta, cuando el chico moreno de la librería se paró frente a nosotras, bloqueando nuestra salida. Nos quedamos paralizadas, viendo como se le unía una chica de cabello negro azabache y ojos color miel. Una sonrisa burlona se curvó en sus labios y sonrió maliciosamente.

-Miren a quienes tenemos aquí.- se burló, dando un paso hacia nosotras. Ever lo retrocedió y me empujo hacia atrás con ella.- Nada más y nada menos que las preciosas primas Boudelair…






Lucas POV


Me levanté del sillón medio dormido y dejé la televisión encendida. Alguien golpeaba la puerta muy fuerte y escandalosamente, como si fuera urgente. Odiaba que me despertaran cuando dormía. Abrí la puerta y Damen entró sin que lo invitara.

-¿Sabes algo de Dest o Ever?- preguntó ansioso, con sus ojos llenos de preocupación. Me tallé los ojos, bostecé y me estiré, haciendo que se molestara. Bien. Me debía muchas.

-No. Dest me comentó irían de compras, pero no la he visto u hablado con ella desde anoche, idiota. Se supone que tú las cuidas.- reproché. Sus manos se hicieron puños y vi como libraba una batalla en su interior para no golpearme.

-Tú eres el novio y guardián de Dest, imbécil.- me recriminó. Tensé la mandíbula pero me relajé un poco. Tenía razón.- Tengo toda la tarde llamándolas y no me contesta ninguna. Ellas no son así.

-Eres un exagerado, Dam. Son chicas, aman las compras, ¿Qué esperabas?

-Buen punto.- cedió. Se sentó en mi sillón y tomó un poco de mi soda y palomitas. Lo fulminé con la mirada y el rió.- ¿Qué? No tengo nada que hacer.

-Da gracias porque eres mi mejor amigo, si no ya estuvieras fuera.-bromeé.

Por más que me decía que solo se estaban divirtiendo, no lograba convencerme del todo. Algo estaba mal, pero no lograba saber que era. Era como si hubieran tomado algo mío y yo lo buscara, pero sin saber que es. El pecho empezó a dolerme y pronto me costaba respirar. Caí al suelo y Damen corrió hasta mí. Me ayudó a sentarme y golpeó mi pecho hasta que pude respirar normalmente, solo que con un poco de fuerza de más.

-Dest es peligrosa, hace que te enfermes.-dijo intentando parecer inocente y gracioso. Le di un fuerte puñetazo en el brazo y me lo devolvió con facilidad.

-Cierra el pico. Hizo que me enfermara, pero de amor.- defendí, recordándola como lo que era, la criatura más hermosa del planeta.

-Cuidado con don Corazón. Lucas, sinceramente, solo te falta ponerte un vestido y pintarte las uñas para convertirte en chica. Eres tan… romántico y dulce.- dijo juntando sus manos y pestañeando como niña. Ambos reímos y aclaré:

-Tú eres igual o hasta peor con Ev.

-Es diferente.

-Si como no.- me burlé. Puso los ojos en blanco y bufó, regresando su atención al partido de soccer.

Miramos un rato la televisión, ambos gritando cada que nuestro equipo metía gol. De vez en cuando era divertido pasar tiempo con un amigo, pero estar con Damen era mejor que estar con cualquier otro chico. Podía llegar a ser un completo imbécil, pero era mi mejor amigo y la persona más divertida que conocía.

Comimos palomitas y tomamos sodas durante todo el partido. Ya necesitaba esto, tiempo de chicos. Cuando el partido terminó, el se quedó callado y mirando al suelo.

-Descubrimos a Dest buscando en los baúles del ático. En el baúl de Trevor.- masculló. Mi mandíbula cayó de la impresión y me enderecé en el sillón para verlo mejor.- No encontró nada de Katherine, pero aún así no podemos dejar de vigilarla, Lucas. No puede saber que ese monstruo es su hermana. La mataría.

-Yo hable con Katherine el día que pedí cuidarla yo. Me dijo que solo quería ser la hermana que no tuvo la oportunidad de ser.- expliqué cuidando ser respetuoso con mi amiga.- A pesar de todo lo que hizo, no es mala.

-Lo sé. Pero solo busca a su hermana. No la culpo por eso. Muchas veces puedes extrañar a las personas.- dije interrumpiéndolo. Yo mismo me sorprendí de mis palabras, pero ya era muy tarde para cambiarlas.

-¿Has hablado con Avril?

-Sí. Me contó lo que Holly le había informado de el Consejo y como había ayudado a Dest en la fiesta de Raleigh.- expliqué. Recargó su codo en su rodilla y su rostro en su mano, pensando bien las cosas.- Pero aún me pone los pelos de punta lo que sucedió en la fiesta. Maldito Taylor…

-No te preocupes tanto. Guarda ese odio para cuando tengamos la oportunidad de ponerle las manos encima al desgraciado.

-Avril dijo que nos ayudará a encontrarlo, pero lo veo muy difícil.- me lamenté. El puso una mano sobre mi hombro y le dio un ligero apretón.

-Vamos. Ella sabe lo que hace. La pequeña Avril es buena en esto.- dijo animándome.

Estaba a punto de responderle, cuando mi celular sonó. Le hice seña de que me esperara un poco y asintió. El número era el de Dest, por lo que contesté al instante.

-Dest, ángel, nos tenían preocupados, ¿donde están?- le pregunté, con la voz suave y calmada, cuando me sentía todo lo opuesto.

-Lucas—vampiros—atrapadas— ¡Ayuda!- fue lo único que logré entenderle. La sangre se me heló y mi pulso se aceleró. No oí nada más, solo estática y el típico pitido de cuando alguien cuelga.

-¿Qué sucede?- preguntó Damen junto a mí, al borde de la desesperación.

-Malditos chupasangres, ahora si me las van a pagar.





:)

9 comentarios:

  1. Me encantoooo *.*!!! Precioso! Aunque, sinceramente he de admitir que temo por la vida de Dest y Ev... Pero menos mal que la dio tiempo a hacer una ultima llamada a Lucas...
    Y kienes son los vampiros k las persiguen¿??? K quieren de ellas??
    Publica pronto, me dejaste con la intriga.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. NOOO!!! no las pueden atrapar!! aj me encantó! XD sube pronto pliz! :D

    ResponderEliminar
  3. aaayyy!! noo malditoss vampiros desquisiadoss!! los odiee perooo avrl es un amor pasado de lucas oo queeeª!! aa queiroo sabeer .. me dejaste en suspensoo no valee ! jajaj buenoo publicaa superr archii recontraa rapido siii.. bueno te quedoo re super el cap 100% originalidad .. jajaa bueno besos cuidatee tq Nattaa♥

    ResponderEliminar
  4. WOW! ame el cap!! Tontos vampiros¬¬ q se traen contra Dest? hahahahaXD
    Lucas al rescaaaate!! (XD hahahha q infantil soy)
    Muero por leer el prox cap!
    publica pronto!
    besoooooos(:

    ResponderEliminar
  5. me encantoooooooooooo
    publica pronto, please

    me dejaste con el corazon en la mano!!!! XD

    Cuidate

    ResponderEliminar
  6. Me encanto!!!
    Qien Rayos es Avril,y qienes eran los vampiros q perseguian a Dest y a Ev???Me djaste cn la intriga...Mnos mal q a Dest le dio tiempo de hacer esa llamada,x q sino no me imagino lo q hubiera pasado...
    Publik pronto,plizz!!
    Un bso(K)

    ResponderEliminar
  7. waaaa!!! qua pasara¿?
    me encanto el cap
    me dejaste con la intriga!!!

    ResponderEliminar
  8. jajaja noooo nos dejas con esaaa?? wawwww
    xD!..Esta poniendose buenisima la historia, antes era excelente ahora es buenisima xD!

    Por cierto, solo digo, me gustaba mas la Ever de antes :)...Era como mas Ever? xD!...
    Publicaa muyy muy pronto Bianquitaa :)
    Cuidate!, un beso :D

    ResponderEliminar
  9. PUBLICIDAD: ATENCIÓN!! NUEVO CONCURSO DE RELATOS CORTOS 2010! PARA MAS IMFORMACIÓN ENTRA AQUÍ: http://aworldofchancesofficial.blogspot.com/2010/07/primer-concurso-de-relatos-cortos-2010.html

    ResponderEliminar