Soulmates

Sola. Esa fue la unica palabra que logró penetrar mi caparazón.



jueves, 2 de junio de 2011

19.2 Incomodidades

Estiré mi mano y me topé con una pared. Mis dedos estaban entumecidos de frío y todo mi cuerpo se sentía torpe y tembloroso. Cuando abrí mis ojos note que mi vista estaba algo nublada, y recosté mi cabeza nuevamente sobre mi brazo. Quería saber que pasaba, ni siquiera lograba recordar donde me encontraba o que día era. Intenté recordar algo, pero un fuerte dolor de cabeza me taladró las sienes y opté por dejarlo para después.

Algo húmedo y espeso comenzó a mojar mi brazo, y horrorizada me di cuenta de que se trataba de sangre. Mi sangre.

Tragué saliva con cierta dificultad y busqué a tientas la fuente de la sangre. Palmeé mi cabeza, mi brazo, mi rostro y no encontré nada, hasta que por equivocación coloqué mi mano en un costado de mi cuello y gemí de dolor. Eran dos pequeñas heridas, una junto a la otra y la sangre parecía brotar a borbotones de ahí.

No sé cómo, pero logré ponerme de pie con ayuda de una caja que había junto a mí. Me quedé quieta un momento, tratando de hacer que mi cabeza dejara de dar vueltas para poder salir de ese frío almacén. ¿Cómo había sido tan tonta como para ir a un lugar así sola?

Con ayuda de las paredes y cajas, logré salir de ahí, pero afuera no era mucho mejor. Hacía viento y sentía un horrible frío que me calaba los huesos. Sentía que no podía ni con mi propia alma y parecía que el viento me llevaría volando.

Caí un par de veces y el último tramo para poder regresar a la escuela, lo recorrí arrastrándome solamente con mis brazos, porque mis piernas no parecían funcionar más. Sentía las ramas y piedras cortar mi piel, pero tenía que seguir. Después de un rato mis piernas parecieron volver a funcionar, logré llegar hasta la puerta de entrada del Instituto.

No sabía cuánto tiempo había estado en la bodega, pero si recordaba que me había saltado la última clase para ir a “ver a Jake”. Me recosté sobre un escalón de la entrada porque ya no podía más y cerré los ojos. Solo oí el timbre antes de quedarme dormida.




—Despierta. — alguien dijo. Movió mi cabeza un poco y suspiró. —Venga, despierta.

Abrí los ojos solo lo suficiente para ver a la malévola Avril sostener mi cabeza y pedirme que despertara. Palmeó mis mejillas con cierta delicadeza y sacudió mi hombro. Fui vagamente consiente de los demás alumnos que nos rodeaban, en busca de algo interesante para hablar al día siguiente. Los ignoré.

“Bebió mi sangre. Megan bebió mi sangre.” Pensé, permitiéndole oír. Clavó su mirada fijamente en mí y asintió con la cabeza.

—Ni siquiera vayas a pensar en dormirte de nuevo. — ordenó ella, sosteniendo mi cabeza en su regazo y aplicando un poco de presión a una venda en mi cuello.

— No soporto…— balbuceé torpemente.

Me dio unas firmes palmaditas en las mejillas y movió mi cabeza de un lado a otro para que no me quedara dormida.

—Dios, eres peor que una telenovela médica. ¿Cómo puedes vivir así entre accidente y accidente? — mis ojos se cerraron y no lograba abrirlos hasta que ella me dio una fuerte bofetada. —Te juro que si te duermes y mueres, te revivo solamente para matarte yo misma.

Alcé un poco la vista y vi como me sonreía. Realmente lo hacía. Después de decirme que me odiaba, era una de las cosas más fascinantes que había presenciado en mucho tiempo. Su sonrisa iluminaba su rostro y le daba vida a sus facciones. Seria, no era ni de lejos tan hermosa como se veía en ese momento.

Tomó mi mano entre una de las suyas y suspiró para después añadir con algo cercano a la dulzura: —Resiste, solo un poco más.

— ¿Qué es lo que estamos esperando?

—A Ev y Damen. Ya los llamé, vienen en camino. — Se quitó el cabello del rostro y clavó su mirada en mí. — Pero tienes que resistir un poco más, ¿vale? No puedes dejarlos solos.

Cerré los ojos con lentitud y las manos de Avril se cernieron con más fuerza a mí alrededor. Lanzó un pequeño gruñido que no me pasó desapercibido y me forcé a abrirlos nuevamente. Ella me miraba con detenimiento, como si esperara encontrar algo en mi rostro que no estuviera bien.

No sé cuánto tiempo pasó desde que desperté hasta que el chirrido de unos neumáticos acalló todos los murmullos de los estudiantes y dos figuras corrieron a nuestro encuentro.

Ev no pudo contener las lágrimas, su mirada estaba cargada de preocupación. Se arrodillo junto a mí y Avril se movió un poco para permitirle, pero sin alejarse demasiado de mi.

— ¡Oh, Dest! — chilló mi prima. — ¿Qué te ha pasado?

—Relájate, Ev. — murmuré muy bajo, solo lo suficiente para que me oyera. — Difícil de matar, ¿recuerdas?

Ev sonrió con tristeza. Damen no dijo nada, se mantuvo apartado de mi prima, mirándome, preguntándome con la mirada que era lo que había pasado, articulé un “Después te explico” que solo el logro ver y asintió levemente.

— ¿Cuánto tiempo lleva así?- pregunto Ev que apenas y podía hablar con las lagrimas que le ahogaban la voz.

Avril lo meditó un poco. Ladeó la cabeza de un lado a otro, igual a Lucas, con expresión de desconcierto, clavando su mirada en mi.

—Yo llegué hace 15 minutos y no sé cuánto tiempo se haya quedado inconsciente antes de mi llegada— respondió ella, temblando.

—Llevémosla a la casa- dijo Damen con la mirada todavía perturbada y ahora perdida.

—Hay que avisarle a Lucas- dijo Ev, aunque estaba algo mareada por la sangre que había derramado.

Todavía podía notar algunas cosas, por ejemplo la mirada de Damen, que habían personas a nuestro alrededor buscando un chisme fresco y que a Avril no le gusto mucho la última cosa que dijo Ev, pero ella sabía que no podía hacer nada al respecto.




Alguien tocó la puerta de mi habitación y giré la cabeza hacia ella. Aun me sentía mareada y con un punzante dolor de cabeza y cualquier ruido, por más mínimo que fuera, me parecía aumentado por mil. Ignore el constante golpeteo de la puerta, decidida a aislarme del mundo aunque fuera por un par de… bueno, obviamente no podrían ser años, pero al menos un par de horas no sería malo tampoco.

—Juro que si no me dejas entrar, lo haré por la fuerza.

— ¡No me amenaces! — refunfuñé. — Pasa.

Lucas asomó la cabeza por la puerta y me sonrió tímidamente. Deambuló por la habitación como si fuera la primera vez que se encontraba ahí. Se encontró con una vieja fotografía en un librero.

—Esa fotografía, fue tomada por Bel, tu bromeabas sobre que no tenía una sola foto mía en toda la casa. — relaté.

No me miró.

—No lo recuerdo. — confesó, con la voz tan baja que apenas logré oírlo.

— ¿Puedes venir aquí conmigo?

Giró sobre sus talones y me miro por varios segundos antes de hacer lo que le pedí. Se acerco sigilosamente y se sentó junto a mí. Acaricio mis mejillas y poso su mano en mi frente con delicadeza.

—No me siento bien. — dije.

— ¿Qué te duele? ¿Qué es eso que te incomoda?

Las lágrimas hicieron que los ojos me ardieran con tanta intensidad que no creí poder contenerlas por mucho tiempo.

— ¡Odio sentirme mal todo el tiempo! ¡Mi cabeza parece que va a explotar, mi cuerpo parece convertirse de plomo todos los días! ¡Odio desmayarme constantemente como una imitación patética de una princesa! — solloce, mientras él me oía atentamente. — ¡Odio saber que Megan no estará contenta hasta verme muerta!

Apretó los puños con fuerza y se levanto con un salto de mi lado. Me senté en la cama con todos mis esfuerzos y lo mire avanzar furiosamente hacia mi closet.

Lucas comenzó a lanzar ropa a mi cama sin siquiera mirar de que se trataba. Abrió todas los cajones y extrajo de todo; blusas, abrigos, vaqueros… incluso se sonrojo cuando lanzó mi ropa interior al montón.

Parecía a punto de explotar, por dondequiera que pisara algo volaba hacia mí. Finalmente, avanzó hasta una vieja maleta que tenía algunos años sin usar, la llevó hacía el montón de ropa y comenzó a introducir todo ahí.

— ¿Qué demonios crees que haces? — pregunté, aprisionando sus manos entre las mías para que se detuviera. Lo hizo un segundo pero no me miró a los ojos. Reanudó su tarea ahora con más velocidad. — ¡Lucas!

— Nos vamos. — respondió, con la voz tan seria como pudo.

— ¿A dónde? — chillé, paralizada por la simple idea de salir de casa con la psicópata de Megan por ahí; suelta
.
Se detuvo y me miró con la expresión tan sombría que me estremecí.

—No puedo soportar verte así. — dijo. Suspiró y se pasó una mano por el rostro. — Ahora mismo iremos a Salem a que conozcas a las brujas. Ellas sabrán que te sucede.






Ya sé que el capitulo esta horrible. Y sé también que tenía más de un mes sin publicar, pero, ¿Qué sentido tenía hacerlo si no me gustaba lo que hacía? Estaba enfrascada con otra historia y no tenía NADA de tiempo para escribir, solo imaginar. Gracias a Laura por la ayudadita, a Catherine♥ ¡por su apoyo! Y a todas las chicas que me comentaron. Ya está el capitulo 20, seguramente el sábado ya lo tendremos en el blog. Perdón por todo $:

9 comentarios:

  1. HOLA BIANCA

    EL CAP ESTA INTERESANTE, LO MENOS QUE ME IMAGINE ALGÚN DÍA ERA QUE AVRIL FUERA A AYUDAR A DEST ALGÚN DÍA, PENSÉ QUE LA PREFERÍA MUERTA PARA ELLA QUEDARSE CON LUCAS.

    DIOS ESO DE QUE EL MAS MINIMO SONIDO LO ESCUCHA SUPER ALTO ESPERO QUE NO SEA QUE SE ESTA CONVIRTIENDO EN VAMPIRO.

    ESPERO QUE CUANDO DEST VALLA DONDE LAS BRUJAS ESTAS PUEDAN ALEGRAR O POR LO MENOS SABER COMO ALEGRAR TODO.

    BIEN CHICA ESPERO PUBLIQUES PRONTO. BESOS Y SALUDOS DESDE PUERTO RICO TE QUIERE Y TE DESEA LO MEJOR SIEMPRE

    CATHERINE

    ResponderEliminar
  2. pobre dest
    lucas me dio miiedoo D:
    escriibe♥

    ResponderEliminar
  3. ohh!! por dios!! SE VAN! si dejan a todos y mas le vale que lucas le diga a dest !! que besoa la idiota de emily!! porquee .. sinose van a peliar devuelta.. y todo como siempre!! DIOS NO!!! bueno espero con ancias el cap!! ya sabes!1 ajaj besos te cuidadaa se te quierree .. ahh y hermoso cap!!

    Natts♥♥

    ResponderEliminar
  4. ya era horaaa :* ya extrañaba leer esta novela.. me encantaaaa demasiado la verdad (:
    porfavor ya no te tardes tantooo
    tienes talento y kiero saber ke pasara despues :O
    porfavor deberas escribe prontoo
    cuidatee :*

    ResponderEliminar
  5. Lo amé!
    De verdad que si!
    Especialmente la parte de Lucas (que es bien bello <3).

    Espero puedas publicar pronto y que tu inspiración regrese con todo!(:

    Ily<3

    ResponderEliminar
  6. ME ENCANTOOOOOOOOOOO!
    Amo tu novela <3
    Porfis Sigue Escribiendo :)
    Amo a Lucas <3 :3

    ResponderEliminar
  7. Adoro tu novela es hermosa *-* por favor por favor publica nuevos episodios, me como las uñas pensando que pasara... publica pronto besos$;

    ResponderEliminar
  8. Hola! Acabo de llegar a tu blog y la historia es genial! No la pillo mucho, pero ya me pondré al día XD
    Te dejo la dirección de mi blog, pásate!
    papeles-mojados.blogspot.com/
    Besoos!

    ResponderEliminar
  9. Extraño esta historiaaaa... T.T T.T lloroo.... nunca sabre el porque de todoo lo que esta pasandooo... mas de un año... T.T

    ResponderEliminar